Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter:

Behobia-San Sebastián 2017

//Behobia-San Sebastián 2017

Behobia-San Sebastián 2017

Behobia-San Sebastián 2017

Llega el mes de noviembre y una de las clásicas del calendario atlético popular, la Behobia-San Sebastián 2017. Una carrera que engancha por su ambiente y por su recorrido. Nosotros con esta, es la sexta edición consecutiva que acudimos. En mejor o peor forma, pero no hemos fallado desde el año 2012. Empezamos a venir gracias a una gran amiga, y cada año hemos intentado enganchar a más gente. Este año acudimos a esta cita 15 miembros del club. Cada uno con sus objetivos; unos batir marca, qué para eso se han estado preparando los últimos 3 meses, otros se iniciaron en esta carrera, otros a disfrutar y otros a acompañar a los corredores. Pero todos con un mismo propósito pasar un fin de semana lleno de diversión y amigos.

Todos salimos el viernes por la tarde. Cada uno salió cuando sus obligaciones les permitieron, pero todos llegamos para la cena. Casi todos nos encontramos en la zona vieja de San Sebastián para degustar sus clásicos pintxos. Cuando estuvimos saciados o nos cerraron los bares nos dirigimos a descansar ya que al día siguiente teníamos un día movidito, entre recoger el dorsal y demás siempre pasa el día volando.

Paseo previo a Behobia-San Sebastián 2017

El sábado nos levantamos y acudimos a la feria del corredor a recoger nuestros dorsales y bolsas de corredor correspondientes. Este año la feria de Behobia-San Sebastián 2017, cambió de escenario y paso del velódromo de Anoeta al teatro Kursaal. La ubicación para mi gusto es mejor ya que está en el centro de la ciudad y cuando terminas de recoger el dorsal te puedes dirigir a tomar algo con los compañeros y la zona de bares está muy próxima. Eso si la feria es mucho más pequeña que otros años y el lugar elegido para coger los billetes del tren que nos llevan a la salida podría mejorarse y evitar las colas que se produjeron.

Recogida dorsales Behobia-San Sebastián 2017

 

Aprovechando que estábamos en el centro comimos por la zona y después de la comida fuimos a descansar un poco al apartamento.

Comida por el Centro de San Sebastián

Este año como novedad decidimos hacer cena en el apartamento para estar más tranquilos y cómodos. Eso sí, nos preparamos un buen banquete.

Homenaje gastronómico

El día de la carrera nos tocó madrugar un poquito. Aunque nuestra hora de salida se acercaba a las 11 de la mañana, nos gusta ir temprano a la zona de salida y desayunar en el Hotel Aitana (estación de Ficoba). Ya que allí podemos desayunar tranquilos y esperar a la hora de la salida sin el agobio de los trenes que llegan más tarde a la zona de salida.

Antes de la salida

Este año en la salida amenazaba lluvia por eso casi todo el mundo aposto por el chubasquero o ponchos para el inicio. En nuestro caso no nos hizo falta ya que en todo el recorrido no nos llovió y la temperatura fue muy agradable.

Como siempre empezó puntual y los distintos cajones iban saliendo a su hora. Cuando nos llegó nuestro turno ahí estábamos preparados para salir. Los primeros metros son un poco agobiantes ya que el trazado es un poco estrecho y somos muchos los corredores que intentamos coger nuestro ritmo. Los primeros compases son de sube y baja hasta que se pasa Irún y Ventas. A partir de ahí el terreno es más favorable hasta la llegada de la primera pendiente seria de la carrera, el alto de Gaintxurizketa situado en el km 6 hasta el 7 y medio más o menos. Con una pendiente exigente donde hay que coger un buen ritmo pero sin pasarse. Cuando coronas este alto empieza la parte más cómoda y rápida del recorrido, casi todo el rato con pendiente descendente donde se puede correr a buen ritmo. En el km 11 llegamos al pueblo de Errenteria donde al salir del mismo nos espera el siguiente repecho importante, Capuchinos. Una corta subida pero con pendiente muy exigente. Eso si aquí la gente te lleva en volandas con sus ánimos y aplausos. Se ponen los pelos de punta. Llegados a este punto ya queda menos de la mitad del recorrido y un tramo cómodo hasta afrontar el último tramo duro de la carrera. Justo para recuperar algo de ritmo y fuerzas. Justo en este tramo es cuando se pasa el puerto de Pasajes y llegamos a los pies del alto de Miracruz. En este punto del recorrido es junto con Errenteria donde más gente hay animando y eso ayuda a superar la pendiente. Cuando coronas el puerto ya solo queda disfrutar e ir cuesta abajo para dirigirse a San Sebastián y el Boulevard donde está situada la meta.

En resumen, como siempre mucha gente animando a los dos lados de la calzada. Lo que hace de esta carrera especial e incomparable con otras carreras.

Playa de la Concha

Después de terminar la carrera, nos hicimos la foto de rigor en la playa de la Concha. Y a prepararnos para el viaje de vuelta.

Lo que venimos observando muy preocupados año tras año, es el aumento de los precios de los alquileres de apartamentos y las estancias hoteleras. Sabemos que esta carrera mueve mucha gente pero de ahí a querer hacer el agosto con las personas que vamos a la carrera hay un trecho. Por el bien de la carrera esperemos que se den cuenta que desde hace un par de años el boom del running se está estabilizando y la gente elige muy bien las carreras donde ir. La organización de esta carrera es muy buena pero el precio del dorsal deja algo que desear. Y si sumamos los precios de los alquileres o noches de hotel, la carrera se dispara demasiado.

Eso sí, si podemos volveremos a acudir a nuestra cita con la Behobia San Sebastián el año que viene.

 

 

Finishers Behobia-San Sebastián 2017

 

 

Os dejo el testimonio de Carlos (corredor de nuestro Club, al que hemos preparado para esta cita):

¿La Behobia-San Sebastián puede hacerla y terminarla cualquiera? Bueno, cualquiera que salga a entrenar regularmente y que vaya acumulando kilómetros en los meses previos, puede llegar a la línea de meta y decir que ha completado la mítica carrera. Pero, ¿se puede entrenar de cualquier manera los 20km de la prueba? Personalmente, creo que no. Como en algunas ocasiones anteriores, decidí ponerme en manos de gente que sabe de esto, que se toma su tiempo en preguntarte cuál es tu plan de carrera, tu objetivo y cómo quieres conseguirlo. Y lo mejor de todo es que te ayudan a lograrlo. La diferencia entre hacer la Behobia y hacerla bien es un plan específico, adaptado y personalizado, pero sobre todo lo mejor es aprovecharlo para poder exprimir lo máximo de él. A finales del mes de julio, cuatro meses y medio antes de la carrera, me reuní con Cristina y Juan y les dije: «Quiero bajar de 1h40, el tiempo que hice el año pasado». A partir de ahí, no hay más que seguir lo que te dicen, preguntar las dudas que tengas y ponerte manos a la obra. Los resultados no llegan solos, hay que dar también parte de uno mismo y salir a correr ese día que llueve, que hace frío o que estás tan a gusto en tu casa. Aún así, si lo haces, aumentan mucho las posibilidades de que lo que te propusiste y te han ido guiando unos expertos en el running, lo puedes conseguir. El día de la carrera solo había que soltar las piernas y disfrutar para que el resto llegara solo. Y al final, alzar los brazos en la línea de meta significó no solo terminar la Behobia-San Sebastián 2017, sino obtener los frutos del trabajo bien hecho: 1 hora 37 minutos marcaba mi reloj, todo ello con la indispensable ayuda de un planning sin el cual nunca hubiera podido alzar los brazos de igual manera. Mil gracias, Cristina y Juan.

Carlos E.

2018-12-07T12:22:05+00:00 lunes, 20 de noviembre de 2017|Tags: , , , , , , , , , |

Deja tu comentario